lunes, enero 25, 2016

Ser de Boca

A veces miro al cielo y le agradezco a mi viejo que se haya hecho de San Lorenzo a los 13 años. Esas cosas fortuitas que hicieron que yo, al menos, no fuera hincha de Boca.
Es que... es tan fácil ser antiboca... Si son la peor lacra que hay, y orgullosos de serlo, lo generan ellos mismos.

Después del pimentazo y la posterior vergüenza de las declaraciones del idiota de su técnico Arruabarrena echando nafta al fuego, los hinchas, avergonzados, pinchaban la pelota diciendo "esto es un antes y después" para que no los carguen más. Decían "ya nada va a ser lo mismo, este deporte murió" y todo tipo de slogans berretas. Como las uvas de la fábula o el mismísimo Chavo del 8 diciendo "a poco que ni quería..." cuando Quico no le convidaba sus sandwiches.

Pero quien conoce bien la sub-raza xeneize sabe que todo iba a volver a la normalidad (tal y como lo dijo, luego, Carlitos Tevez). Yo en la volteada aproveché para sacarme el lastre de encima cuando un par de bosteros de alma terminaron sacando su costado violento y la termearon toda.

Y el Cata Díaz, siguiendo la tradición del clásico jugador de Boca feo y sucio, no deja de incitar a la violencia. Dos semanas después del pimentazo, le hacía fuck you a la hinchada de Racing, y ayer a la de River cargándolos por el descenso. No sigo la carrera de este cabeza de termo y no sé por lo tanto si fueron las únicas provocaciones del boludazo este. Lo que sí, es bien de cagón hacer un gesto a 1 metro del vestuario cuando te estás yendo, no? Por qué no lo hace en medio del partido a ver si sale vivo, el muy pelotudo? Y lo peor, que al igual que los demás: lo justifica después de una ducha fría.

En fin... el que nace para pito, nunca llega a ser corneta. Si tu papá te hizo de Boca, ya no podés hacer nada. Lo que te queda es salvar a tu hijo y hacerlo hincha de... ponele... Atlético Rafaela o de Gimnasia.


2 comentarios:

Nicolás Belmartino dijo...

Que nunca muera veron puto

Josi dijo...

nunca morira